Especialidades‎ > ‎

Baja Visión

CONTACVISION es miembro de la SEEBV (Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión)

¿Qué es Baja Visión?

Baja visión es la condición visual que padece una persona con una reducción importante de su visión, que no mejora utilizando la adecuada corrección en gafas, lentes de contacto e incluso acertados tratamientos farmacológicos o cirugía, y que dificulta o impide la realización de una o varias tareas de la vida cotidiana.


Esta incapacidad o limitación puede tener su origen en diferentes patologías, como pueden ser:
Degeneración Macular, Retinopatía Diabética, Retinosis Pigmentaria, Glaucoma, etc.  

La finalidad de la baja visión es potenciar éste resto visual mediante el uso de ayudas especiales que permitirán recuperar cierta funcionalidad para las actividades abandonadas. 

Si Usted tiene Baja Visión, nosotros le indicamos como puede hacer para seguir disfrutando de una vida normal y recuperar sus aficiones. 
  1. Hágase un estudio de la enfermedad que ocasionó su pérdida visual. Su oftalmólogo lo valorará. El propósito es controlar para estabilizar su resto visual.
  2. Tras la visita a su oftalmólogo especialista en retina, acuda a un optometrista especialista en Baja Visión.

En la SEEBV (Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión) disponemos de una amplia lista de Centros especializados, distribuidos por todo el territorio nacional.
Consulte la web: www.seebv.com y en el apartado ESPECIALISTAS le indicará los más próximos a su lugar de residencia.

El especialista de la SEEBV analizará y le prescribirá las ayudas especiales, para que consiga realizar las tareas y aficiones que tuvo que abandonar por su 
deficiencia visual. 
Pasos a seguir en el proceso de rehabilitación:
  1. Estudio y examen completo de su problema visual.
  2. Prescripción de las ayudas según sus necesidades y limitaciones visuales.
  3. Terapia de rehabilitación para enseñarle como usar su resto de visión.
  4. Entrenamiento en el uso de las ayudas para su máximo rendimiento visual. 
  5. Terapia para la orientación y las habilidades de la vida diaria (según el caso).

Control del deslumbramiento:
LA RADIACIÓN SOLAR nos permite ver el mundo y nos ayuda a mantener una actitud positiva ante la vida, debido a la estimulación de la serotonina de nuestro cerebro, no obstante, existe un rango de luz de muy alta energía que acelera la degradación de los pigmentos retinianos en edades avanzadas, y sobre todo si se padecen determinadas enfermedades oculares que comprometen ó reducen su capacidad visual de manera importante.  Por ésta razón es muy importante que su especialista en Baja Visión lo valore y le prescriba unos filtros solares selectivos, los cuales van a proteger sus ojos de esa radiación nociva y a la vez van a mejorar su potencial visual incrementando la visión de contraste en exteriores.

Recientemente se ha descubierto que la LUZ AZUL-VIOLETA es perjudicial para las CÉLULAS DE LA RETINA. Constituye uno de los principales factores de riesgo de aparición de DMAE.


baja vision valencia


¿Quiere saber algo de su enfermedad?
 
Retinitis pigmentaria (RP)

Grupo de desordenes genéticos que afectan a la capacidad de la retina para responder a la luz. 

La retina es la capa de células sensibles a la luz que recubre internamente la parte media posterior de ojo y que convierte los rayos lumínicos en impulsos eléctricos que viajarán al cerebro a través del nervio óptico. Hay fundamentalmente dos tipos celulares: conos y bastones. En la RP ambas células mueren. Las primeras en degenerarse son los bastones, situados en las regiones periféricas de la retina y responsables de la visión nocturna y periférica. Cuando los conos, células mas centrales, se ven afectadas aparece perdida de la percepción de los colores y de la visión central.
Si  usted o su pareja tienen RP debe saber que presenta hasta un 50% de posible transmisión de la enfermedad por lo que se recomienda consejo genético por parte de especialistas. La mujer presenta pérdida de visión con menor frecuencia.

Sintomatología:
  1. Perdida de adaptación a la obscuridad y nictalopía
  2. Disminución de visión periférica (visión en “túnel” o en “cañón de escopeta”)
  3. Disminución  de visión de colores y agudeza visual.
El diagnostico se basa en la clínica, el examen de fondo de ojo, la campimetría y estudio neurofisiológico (electroretinograma)
Desgraciadamente la RP no tiene cura, se han descrito ciertos beneficios con la administración de vitamina A, pero la correlación riesgo/beneficio no es en absoluto determinante. Es aconsejable el uso de filtros solares selectivos . El futuro parece encontrarse en la terapia génica. En cualquier caso son preceptivos las ayudas de  baja visión y la rehabilitación visual.


Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)
Es la causa más frecuente de pérdida de visión irreversible en personas de más de 55 años en el mundo occidental. En España se considera que el porcentaje de enfermos en mayores de 65 años es del 13 – 17 %.
La DMAE es una enfermedad degenerativa y progresiva que afecta al área central de la retina: la macula.
La macula es la responsable de la visión central directa, necesaria para las actividades de la vida diaria como conducir, leer, identificar a las personas….Al afectar el área macular, el campo visual central se ve alterado, por lo que pueden empezar a aparecer las líneas onduladas, puntos ciegos (escotomas), 
distorsión de las imágenes y otras alteraciones visuales. La enfermedad progresa, y sin tratamiento puede desencadenar la pérdida de la visión, afectando a las mas simples actividades cotidianas.

dmae
Existen dos tipos de DMAE:
  1. DMAE  HÚMEDA o EXUDATIVA,  es la menos frecuente, alrededor del 15% del total, pero es la más grave: rápidamente progresiva, incluso pocos meses, y compromete de forma muy importante la visión central. Puede complicarse con fenómenos proliferativos neovasculares.
  2. DMAE SECA, es la más frecuente afectando a un 85% de los casos de DMAE.  más benévola que la anterior, la progresión es lenta, años, y la pérdida de visión central puede llevar incluso décadas.

Existen una serie de factores de riesgo establecidos para esta enfermedad:
La edad es el factor más importante, suele aparecer por encima de los 65 años, pero se diagnostican casos a partir de los 55 años.
  • Los factores genéticos predisponen a la enfermedad.
  • La exposición a la luz y los ojos claros.
  • El tabaco
  • Déficit de nutrientes.
En cuanto al tratamiento, el abordaje es distinto según el tipo de DMAE de que se trate, en el caso de la SECA es muy importante la prevención tanto de la aparición como de la progresión de la enfermedad. Es fundamental modificar los factores de riesgo cuando sea posible. Para la DMAE HUMEDA se están utilizando fármacos intravitreos conocidos como anti-VEFG (antiangiogenicos).
En cualquier caso, sea el tipo que sea, cuatro puntos deben ser los pilares de la terapéutica:
  1. Dejar el tabaco
  2. Protección frente al sol usando gafas con protección UVA/UVB
  3. Visitar periódicamente al oftalmólogo a parir de los 50 años, sobre todo si se tienen antecedentes familiares.
  4. La ingesta de ciertos nutrientes previene el riesgo de padecer la enfermedad, aportes de vitaminas C y E, el zinc, el cobre, la luteína y la zeaxantina y los ácidos grasos omega3:  DHA deberán formar parte de la dieta diaria aunque sea como complemento alimenticio. 

Glaucoma

En el glaucoma se engloban un grupo de enfermedades que provocan daño progresivo en el nervio óptico. Esta neuropatía degenerativa de las fibras del nervio se agrava con el tiempo, el campo visual va disminuyendo hasta finalizar, si no es tratado, se produce ceguera irreversible.
Generalmente este proceso se produce por dificultad para evacuar el humor acuoso con normalidad, se produce un incremento en la presión intraocular y 
daño en el nervio óptico. Existen ocasiones en que la lesión neuronal se produce con tensiones oculares dentro de la “normalidad”, en otras ocasiones se asocia a tensión arterial baja y a enfermedades vasculares.

glaucoma

Se considera que es la segunda causa de ceguera en el mundo industrializado y que, en estos países, el 1-2% de la población general está afectada. Esto se explica porque el daño progresivo, que afectará lentamente al campo visual, se caracteriza por la ausencia de síntomas. Cuando aparecen estos,  la enfermedad suele estar en fase avanzada (la mitad de la población glaucomatosa no sabe que lo es). Solo en un ataque de glaucoma agudo se aprecia sintomatología clara: dolor intenso, enrojecimiento, visión borrosa, nauseas y vómitos…
Presentan  mayor riesgo de padecer glaucoma:
  • Mayores de 60 años.
  • Familiares carnales de glaucomatosos.
  • Raza negra y oriental. 
  • Alta miopía
  • Tratamiento crónico con esteroides, diabetes mellitus y otras patologías vasculares.

Es necesario tener muy presente dos características de cara al tratamiento: Es una enfermedad asintomática hasta fases avanzadas y produce una ceguera irreversible. La vista perdida por glaucoma no se recupera.
El único factor conocido de riesgo contra el que se puede luchar es el de la presión intraocular, podemos  bajarla con facilidad en la mayoría de casos  con el uso de fármacos, generalmente en colirios, con una efectividad muy alta y pocos efectos secundarios. Otros tratamientos efectivos  son el  laser (trabeculoplastia) o la cirugía (trabeculectomia, esclectomia no perforante, válvulas).
La revisión de la tensión ocular a los 40 años debe ser obligada, incluso antes si es familiar de un enfermo.

La detección precoz del problema y su correcto tratamiento es la mayor garantía para preservar la visión. 


CONTACVISION 
centro pionero en Baja Visión , dispone del personal y la tecnología especializada 
para facilitar la rehabilitación del resto visual en las personas pérdida de visión. 



Comments